sábado, 5 de noviembre de 2016

PROYECTO DE GUION CONMEMORATIVO DE LA CORONACIÓN CANÓNICA DE LA VIRGEN DE LA SALUD. HERMANDAD DE SAN GONZALO. SEVILLA.



La Hermandad de San Gonzalo me encarga en este año 2016 un proyecto de guión que conmemore la Coronación Canónica de su Titular, la Virgen de la Salud, que será coronada el mes de Octubre del año venidero 2017.

La Hermandad me muestra su preferencia por el formato "Guión", frente a otra tipología de insignia, y que no sea demasiado aparatoso ni recargado, pues la Hdad. de San Gonzalo tiene un recorrido muy largo, y un guión como insignia requiere algo más de esfuerzo por el peso basculado hacia delante o detrás, según se lleve.

Como siempre que realizo algún diseño para la Hdad. de San Gonzalo, intento buscar las referencias en el arte de Guzmán Bejarano, Antonio Garduño y Juan Borrero, artistas que le han dado el estilo ornamental y la impronta que actualmente tiene. De ahí resulta un guión pequeño, cortado en tres piezas, con una cornisa que se arquea en la pieza central y se enrosca en dos volutas las dos laterales, composición muy del gusto de estos tres artistas.

El tejido base sería el Tisú de plata, como más evocador de la Virgen de la Salud, por su característico manto blanco. En una de las caras se ubica un escudo compuesto como alegoría de la Coronación Canónica de la Virgen de la Salud, tomando como base el primitivo escudo de la Hdad. de San Gonzalo -el fundacional- con una fuente sobre un campo de flores sobre un cielo azul con tres estrellas donde se lee "Ave" como símbolos de tres avemarías. Rodeando el escudo, una banda donde se lee "María es la fuente de salud inagotable", sobre plata, y en la zona inferior una rama de olivo y una azucena. 

Este escudo, el fundacional de la Hermandad como ya hemos apuntado, queda inscrito en el centro del anagrama mariano clásico de la "M" y la "A" entrelazadas, con dos palmas en señal de triunfo y pureza y rematado en una gran corona real.



En las piezas laterales que flanquean a la central, se ubican unas jarras, pensadas para que vayan realizadas en bordado en oro, e inspiradas en las del Paso de palio obra de Juan Borrero, con unos ramilletes de azahar realizados en orfebrería.



En la otra cara, se repite el esquema, ubicándose en la zona central la inscripción que da sentido a la insignia, con la fecha de la ceremonia, con el escudo del Arzobispo Juan José Asenjo, que ha sido quien ha tramitado la Coronación y quien oficiará la Cermonia.


El asta es sencilla y a la vez simbólica. Son unas rosas que suben por toda el asta anudadas con cintas donde irán grabadas la oración del Ave María. El remate es un cuerpo cuadrangular, donde figurarán diversos escudos, como el de la Ciudad y el Cabildo Catedral, sobre el que asienta una jarra de azucenas de la Catedral, lugar tendrá lugar la Coronación.





domingo, 23 de octubre de 2016

PROYECTO DE SAYA PARA NTRA. SRA. DEL REFUGIO. HERMANDAD DE PASIÓN. HUELVA.


Para la imagen de la Virgen de Refugio, Dolorosa de la Hermandad de Pasión de Huelva para la que ya he realizado el diseño de su Paso de palio, que está en otra entrada de este blog, he ejecutado este diseño de saya de salida, pues carecía de alguna de riqueza y entidad como para que fuera rimando con la corona de salida ya ejecutada, sus varales en plata de ley también ya realizados y el futuro Paso de palio.

 Planteo un dibujo ornamental de cierto peso y clasicismo, de cierta sobriedad, y personalidad; lo centra una gran "macetilla" o jarrón de formato algo rectangular con dos tipos de flores; claveles y lirios.


Y es que, si bien el palio va salpicado de rosas de pasión (ver entrada correspondiente), en la saya he querido introducir otras especies florales llenas de simbología y que están muy relacionadas con las Cofradías por formar parte de sus exhornos florales; el clavel y el lirio. Ambas tambien simbolizan, entre otros significados, la Pasión de Cristo, el clavel debe su nombre a que su parecido con un "clavo", por lo que se asoció pronto (desde su aparición en Occidente) a la Pasión de Cristo, además de al amor. El lirio o iris en principio se asocia a la Virgen María, pero en color morado (que es el color que va a llevar una vez bordado, matizado sobre el oro) se asocia a igualmente a la Pasión de Cristo. El clavel iría en tonos rosáceos, que en algunos textos legendario-poéticos se vincula con el color de las lágrimas de la Virgen en su trance doloroso.

Para el desarrollo ornamental, he tenido en cuenta modelos de rejas del S. XIX, en concreto un modelo exportado desde Inglaterra, y que sirvió para fundir varias rejas de edificios notables, destacando la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla, hoy Universidad, la Casa de las Sirenas en la misma ciudad, las bodegas del Conde de los Andes en Jerez de la Frontera y las entradas al Kesington Park de Londres, ciudad de donde originalmente proviene el modelo.



Verjas de entrada a Kesington Park. Londres. Mediados del S. XIX.


Parece ser que fueron los fundidores los que adquirieron estos modelos en el Reino Unido, para levantar la que bordea la fábrica de tabacos en la calle San Fernando, hoy retranqueada un poco más hacia este edificio, pocos años más tarde que la londinense, también a mediados del S. XIX;


 
Verja de entrada a la antigua Fábrica de Tabacos, hoy Universidad de Sevilla. Mediados S. XIX


Esta fundición sevillana que ejecuta esta reja también coloca el mismo modelo en la Casa de las Sirenas, en la Alameda de Hércules, y en las bodegas del Conde de los Andes de Jerez de la Frontera, con diversas variantes y adición y/o supresión de piezas.


 Casa de las Sirenas, Alameda de Hércules, Sevilla.


Este motivo principalmente y la idea general de unas franjas o barras que luego he ido entrelazando y reinterpretando con otro tipo de ornamentaciones son las que constituyen el punto principal de inspiración de la saya, adecuando el dibujo al bordado y su técnica;


La obra se está bordando sobre tisú de plata por el bordador Antonio Araujo Luna, de Alcalá de Guadaira, artesano que estuvo trabajando durante algunos años en el taller "Santa Bárbara" de Sevilla.

martes, 26 de julio de 2016

PROYECTO DE RETABLO PARA EL STMO. CRISTO DE LAS SIETE PALABRAS. SEVILLA.




Para la Hermandad Sacramental de las Siete Palabras, de la Iglesia de San Vicente, en Sevilla, he realizado este proyecto de retablo para albergar al crucificado Titular junto a las imágenes que conforman su típico "calvario"; La Virgen de los Remedios y San Juan Evangelista.

La capilla de esta Hermandad en la Iglesia de San Vicente está a día de hoy desprovista de cualquier retablo o decoración que enmarque dignamente a las imágenes, pues los retablos neoclásicos que tenía fueron eliminados tras la última restauración del templo. El hueco o camarín practicado para ubicar las imágenes en el S. XIX, sin el retablo que lo enmarcaba queda así sin sentido y fuera de toda armonía compositiva, dificultando incluso la correcta visión de las imágenes. La Hermandad decide sacar las imágenes de ese hueco, lo que le indica y aconseja también la opinión del restaurador y conservador de dichas imágenes, ya que las condiciones de humedad, temperatura y demás factores de ese hueco (con un gran ventanal) no era beneficiosas para su correcta conservación.

Por ello, tal y como hemos anotado, la Hermandad decide colocar las imágenes en el muro donde se abre el hueco, pero fuera del mismo, situando un altar portátil provisional y muy sencillo. De esta forma han transcurrido los últimos años en la Iglesia de San Vicente.


Las imágenes actualmente se presentan al culto fuera del hueco o camarín donde habían estado hasta la restauración del templo de San Vicente, facilitando su visión y evitando las condiciones poco propicias para la conservación de las imágenes (temperatura, humedad) que ofrece dicha estancia.


La Hermandad me propone un proyecto integral para el exhorno, adecuación y mejora de la Capilla, en sentido global, con la colaboración, asesoramiento y opinión del restaurador de obras de arte Pedro Manzano Beltrán y el profesor de la Universidad de Sevilla Andrés Luque Teruel. Como primer eslabón o pieza de ese proyecto global o de conjunto, se presenta el proyecto quizás mas perentorio, el retablo para albergar y dignificar la imagen del Titular que da nombre a la Hermandad.


La Iglesia de San Vicente, donde reside la Hermandad desde 1868, es una iglesia gótico-mudéjar del S. XIV, muy reformada posteriormente, con adiciones y cambios. La Capilla en la que se sitúa quizá pudiera ser de las más antiguas del templo, posiblemente de origen mudéjar, de planta cuadrada y cúpula de paños apoyada sobre trompas;

 
Capilla de la Hermandad, de origen y estructura mudéjar, con cúpula de paños apoyada sobre trompas


San Vicente es un templo con notables obras de arte de gran antiguedad, por lo tanto el primer condicionante del proyecto ha sido intentar fusionarlo con el recinto y lograr un cierto aire antiguo e histórico, acorde con el carácter de la Corporación, cuyos orígenes se remontan al S.XVI.

El segundo condicionante en orden de importancia, ha sido el empeño de realzar sobre todo la figura del Crucificado en un retablo que no podía tener (por las medidas de la Capilla) demasiada altura y por lo tanto tampoco demasiada envergadura ni desarrollo, para no agobiar visualmente el recinto, que cuenta además con otro altar lateral y una serie de pinturas en el otro muro lateral de gran valía. Además, tampoco se ha querido despistar la visión ni enmascarar la estructura arquitectónica mudéjar de dicha Capilla.

A todo esto, se le suma el hecho de la medida de la Cruz; el Stmo. Cristo de las Siete Palabras es el que procesiona más elevado en la Semana Santa Sevillana, ofreciendo un bello conjunto, y poseyendo, por tanto, una cruz de elevada altura y gran medida. Resultaba imposible cuadrar un retablo en la Capilla con el arranque de las trompas y la cruz del Cristo casi rozándolas.
Por ello decido plantear un cajillo embutido en el suelo, donde la cruz entrará aproximadamente 25 cmts. por debajo de dicho nivel, bajando con ello la cruz y la imagen y permitiendo así crear y cuadrar un retablo a su alrededor.


 
  Debido a la altura de la cruz del Stmo. Cristo, resultaba complicado encajar un retablo entre la cruz y el arranque de las trompas mudéjares de la capilla, por lo que se propone realizar un cajillo embutido en el suelo, donde la cruz se introducirá 25 ctms. por debajo de dicha rasante


Los puntos de inspiración de la estructura o idea general del proyecto los encuentro en los retablos para la exposición al culto de grupos de "calvario" (Crucificado, Dolorosa y San Juan) del S. XVII, época a la que pertenece la realización de la imagen del crucificado. Estos retablos, pequeños, presidían capillas laterales, ya que su era frecuente que fueran de Hermandades. Ofrecían en un mismo conjunto dos repisas u hornacinas para la Dolorosa y San Juan y una especie de enmarcación mixtilínea que rodeaba la cruz, todo incluído y revestido en una unidad. En algunos retablos, estas repisas hornacinas para la Virgen y San Juan daban paso a otras más pequeñas para ángeles pasionarios.

Veamos algunos ejemplos, dentro de la órbita sevillana;


  

 Antiguo retablo del Stmo. Cristo de la Expiración en su Capilla del Museo, hoy perdido. Parece obra del  último tercio del S. XVII. Ya se puede apreciar la fórmula compositiva del molduraje que enmarca la cruz que acomete o surje del nivel del entablamento y cornisa del retablo. También se pueden apreciar las dos repisas laterales, ocupadas en esta ocasión por dos evangelistas de los que posee la Corporación.


Retablo del Stmo. Cristo de la Vera Cruz (obra de Juan de Mesa). Iglesia de San Juan Bautista, Las Cabezas de San Juan. Obra también de finales del XVII y principios del XVIII. La composición en cuanto a molduraje que rodea la cruz, y que entronca en la cornisa que a su vez acoje a dos hornacinas es muy similar.



Retablo de la Cofradía de la Exaltación, en la Iglesia de Santa Catalina, Sevilla. (foto; Rafaes). Obra también del último tercio del XVII. En este caso la estructura aún siendo similar se complica un poco; no existe línea de entablamento y cornisa, surgiendo el molduraje de enmarque de la cruz de dos ménsulas. Hay que observar la integración de las hornacinas de San Juan y la Virgen, en el conjunto del retablo, sobre todo en su zona superior.



Retablo del Stmo. Cristo de la Buena Muerte. Capilla de Jesús Nazareno (El Silencio), Sevilla. Obra compuesta en el S. XVIII, muy posiblemente reutilizando elementos de un retablo anterior, del XVII, obra de Simón de Pineda. (Datos proporcionados por Álvaro Dávila-Armero del Arenal). En este retablo ponemos nuestra atención en las pilastras que enmarcan el crucificado, con ménsulas y guirnaldas que caen en vertical.


Retablo del Stmo. Cristo de la Misericordia, (obra de Juan de Mesa) en la Colegiata de Osuna, Sevilla. Obra de finales del XVII. De este retablo hemos tomado como inspiración el elemento que sirve de "peana" para la cruz del Stmo. Cristo, extraíble y desmontable para permitir su colocación pero que le da coherencia a su composición y encaje en el conjunto del retablo.

Todos estos ejemplos sirven de inspiración y punto de partida, como línea de estructura, además de otro principal; el Retablo Mayor de la Iglesia de San Vicente, donde reside la Hermandad, obra de Cristóbal de Guadix a finales del XVII y principios del XVIII, ya en un plano más decorativo y ornamental

De este retablo me fijo en la compartimentación de los espacios con moldurajes y en la decoración de molduras y boceles, así como las cartelas y su ornamentacion de hojas barrocas;





El banco del retablo se plantea con bombo o panza, elemento que obedece a una cronología algo posterior al retablo mayor de San Vicente, pero se incluye por aprovechar mejor el espacio de la Capilla, según hemos ya comentado en los condicionantes previos; como la mesa o banco de altar tiene bastante avance o anchura, este corte recogido hacia dentro ofrece la facilidad de no constituirse en una masa y aliviar así su impronta.


En la predela se incluyen las ménsulas que se proyectan hacia fuera para acoger las imágenes de la Virgen de los Remedios y San Juan Evangelista. Asimismo, se incluye un soporte-peana donde va introducida la cruz, unificando en esta zona los soportes de las tres imágenes que componen la escena representada en el retablo. Esta peana-soporte de la cruz del Cristo, ya vimos que está inspirada en antiguos retablos, como el ejemplo ya citado de Osuna.



Las hornacinas quedan delimitadas por pilastras con guirnaldas, donde se adosan ménsulas que a su vez acogen el vuelo de la cornisa y el entablamento, sosteniendo la moldura que rodea el crucificado. El conjunto se remata con una cartela con la inscripción de la tercera palabra: "MULIER ECCE FILIUS TUUS" (Mujer aquí tienes a tu hijo), pues en el conjunto de la Capilla se prevee incluir las seis restantes. Esta tercera palabra es la más elocuente para describir la escena representada por las imágenes.

 
La Cofradía ya ha comenzado a recabar fondos y donativos para este retablo y primera fase de la remodelación de la Capilla, esperando poner en marcha el proyecto a partir del inicio del curso, pasado el verano. A partir de ahora se comenzará a proyectar los otros elementos de dicho recinto.

sábado, 11 de junio de 2016

PROYECTO DE TRONO PARA MARIA STMA. DEL CONSUELO. COFRADIA DEL CONSUELO. ANTEQUERA.




Para la Cofradía del Stmo. Cristo de la Misericordia y Ntra. Sra. del Consuelo de la localidad malagueña de Antequera, conocida como "El Consuelo" realizé este proyecto de trono para su Titular en el pasado año 2015.

La Virgen del Consuelo es una imagen dolorosa del S. XVII, que hoy en día se atribuye a Juan Bautista del Castillo. Es una Cofradía que agrupa a antiguos Titulares e imágenes, todas de gran valía, y reside en el también histórico templo Parroquial de San Pedro de esa localidad. La Cofradía sale el Jueves Santo, y se puede calificar como de las más populares o alegres de la Semana Santa antequerana, sobre todo su Trono de la Virgen.

La Cofradía poseía un trono al modo antequerano, y así se reaundan las salidas procesionales en el primer tercio del S. XX. Pero a partir de 1941, se produce un cambio estético radical en la presentación de la imagen, adquiriendo una personalidad propia en el contexto antequerano; se realiza un trono de madera tallada y dorada con candelabros -arbotantes- en las esquinas al modo malagueño de la capital, aunque con algo menos de envergadura, y se incluye candelería en el trono, algo inusual en el estilo antequerano. Asimismo, el atuendo de la imagen de la Virgen se "sevillaniza", abandonando los colores oscuros por una saya blanca, manto rojo y mantilla-toca de sobremanto.

Trono de la Virgen del Consuelo en 1941, el primer año en que se reforma su estética.

En la actualidad, y tras un proceso de reformas y añadidos, el trono adolece de una estética unitaria y sobre todo lógica que aborde con coherencia el estilo con el que esta Hermandad se ha singularizado en el contexto de las Cofradías Antequeranas; como una excepción a ese estilo al incluir candelería, palio de figura, candelabros de madera tallada y dorada, color rojo vivo de los terciopelos, etc. Este carácter de única excepción no plantea, a nuestro juicio, un cuestionamiento o menosprecio del estilo genuino antequerano, sino una intención de continuar con una singularidad y personalidad que se mantiene ya desde varias generaciones, siendo así como siempre la han conocido las actuales.

Trono actual de la Virgen del Consuelo, con candelería, arbotantes o candelabros de madera, palio de figura con flecos de bellota y color rojo vivo en los terciopelos.

Para ejecutar este proyecto y como premisa previa muy importante, la Cofradía, a través de su asesor artístico, me transmite su apuesta por continuar en este estilo que se erige en excepción, pero dándole coherencia, unidad y un planteamiento lógico, reestructurando todo el trono y recurriendo al sello ornamental antequerano siempre que sea posible encajar en esos parámetros. Personalmente he procurado respetar esa premisa, adaptando ese sello ornamental y visual local al modelo de trono que se pedía.

Partiendo de que la mesa de las andas es invariable en medidas por ser la que se ajusta a la puerta de la iglesia, el primer factor a cambiar son las proporciones; se ha querido acortar la tremenda altura del varal -dada por la altura de la peana de la Virgen- introduciendo un pequeño cajillo, de no demasiada altura que enlace así con los tradicionales tarimones antequeranos, si bien estos obedecen a otro concepto y envergadura. Se ha diseñado en estilo barroco-rocalla, con cartelas con relieves en plata, recurriendo así a otra impronta de ecos antequeranos; mezclar plata en su color y madera tallada y dorada. Asimismo, los candelabros u arbotantes de las esquinas (con poco desarrollo por armonía y medidas de la puerta de salida) también poseen cascabullos en orfebrería de plata donde apoyan la taza de las tulipas. Este cajillo describe unos entrantes en su frente y costado, alojando en el frente una reproducción del templete e imagen de la Virgen del Rosario, importante devoción de la localidad:



 El cajillo se introduce en el nuevo trono proyectado para acortar así el tiro de los varales, demasiado largos actualmente. Trata de adaptar a la singularidad de este trono referentes visuales antequeranos, como la presencia de plata repujada y madera tallada y dorada,

En los entrantes del centro de los costeros, se platea un arbotante en forma de curva y contracurva que soporta un farol que, surgiendo y apoyando en el cajillo, se convierte en farol entrevaral, para ir realizado también en madera tallada y dorada;


Los varales tendrían los tubos de metal plateado y repujado y los nudetes, macollas centrales y basamentos de madera dorada, siguiendo también la impronta y tradición estética de los tronos antequeranos. 

Punto esencial que condiciona en gran medida todo el proyecto es la peana de la Stma. Virgen. Al ser un trono que lleva candelería, una peana de madera tallada y dorada como la actual, con avance y penachos y arbotantes precisamente hacia la candeleria no es muy funcional, pues acaba muy salpicada de cera que para quitarla sufre necesariamente el dorado. Por ello se me plantea la posibilidad de proyectarla en metal plateado, pero siguiendo modelos antequeranos. Como se ha introducido un cajillo, sobre las andas, la peana tiene que ser forzosamente menos alta; y en esas dimensiones trato de encajar una con el "cuello" típico o estrangulada en el centro, pero resulta demasiado estrecha sus medidas para ese desarrollo, por lo que decido proyectar una que ofrece casi el aspecto de un "pie de blandón" o candelero gigante, a cuatro caras, inspirada en esta peana de la Virgen de los Afligidos de la Iglesia de San Sebastian de esta misma localidad de Antequera;


Pero llevándola a un lenguaje de orfebrería y menos afiligranado, con una especie de plinto superior (donde iría la imagen) y otra moldura inferior donde sobre la cabeza de querubín se ubicaría la media luna de plata de la imagen, de gran envergadura, que no ocultaría así en demasía su saya y figura, restándole esbeltez. Sobre esa misma moldura inferior, se ubicarían dos querubines que actualmente tiene en la peana.

La peana se ubicaría en el centro de las andas, para que la imagen ocupe ese espacio y no esté como ahora un tanto adelantada; dejando poco espacio (además de por la envergadura de la actual peana que avanza o abre hacia adelante) para la colocación de la candelería;


 Al decidir mantener la candelería, se llega al acuerdo de que la candelería actual, en número y tamaño no tiene definición ni obedece a un modelo u otro, y habiendo apostado la Hdad. por mantenerla, el proyecto contempla aumentar su número hasta 46 candeleros en total, un número no muy alto pero sí suficientes como para que adquiera entidad como tal y concentre luz de cera y la proyecte -objetivo principal de una candelería- sobre la imagen de la Virgen. Para que no sea su planteamiento o presencia en el trono demasiado invasivo, se plantea muy abierta por arriba dejando ver muy exenta la imagen de la Virgen, y sin demasiada altura, algo más propio de la estética malagueña o sevillana.

Punto esencial para dejar hueco a esta candelería es la supresión de los actuales candelabros de guardabrisas o arbotantes, obra de Guzmán Bejarano, de gran envergadura que al no poder ubicarse en las esquinas se han situado en el primer entrevaral, no dejando espacio para colocar candeleros. Por ello, los candelabros proyectados se han aminorado de tamaño y desarrollo y situado en las esquinas del trono.


En cuanto al palio, guardando coherencia con el conjunto ya expresado, se mantiene su línea "de figura", su dibujo independiente por cada paño y el tono rojo del terciopelo, pues el techo de palio actual sí se va a mantener en este proyecto. Las bambalinas actuales están bordadas con piezas de un antiguo manto de la Virgen, y son todos los paños independientes tanto de dibujo como físicamente, montándose en el bastidor del palio también independientes. Decido dibujar una bambalina de una pieza en el frontal y el trasero (ahora también independientes cada paño) y otra pieza unitaria para cada lateral, pero con mucha apertura entre paño, hasta casi el bastidor del techo de palio, pudiéndose mantener el movimiento que actualmente tiene pero montarlo más prácticamente todo de una vez. El fleco de bellota se mantiene, y por arriba la forma es muy atemperada y recibe una especie de crestería para ir realizada en orfebrería, también recuerdo o referencia a las cornisas y moldurones de los palios antequeranos.



Las bambalinas forman una pieza en el frontal y en el lateral, pero en este último cada paño lleva una apertura muy alta, hasta casi el bastidor del techo de palio, permitiendo que se muevan como actualmente lo hacen de manera independiente y deslizándose entre varal y varal.


El repertorio ornamental está entresacado del bordado típico antequerano; se puede hablar de un "círculo" de bordado antequerano, que abasteció, además de lo estrictamente local, a poblaciones de la comarca y llegó hasta la capital malagueña, con prendas con una cierta unidad en dibujo y técnicas de bordado, fácilmente reconocibles, que es la impronta que hemos intentado plasmar en en el palio, adaptándola al concepto de un palio "de figura"

Ejemplo prototípico de bordado antequerano, obra de Antonia Palomo a mediados del S. XIX

Otros detalles del proyecto son unas sencillas jarras, muy clásicas en su forma y procurando no recargar el conjunto, y el arco de campana, que describe una "M" y una "A" de María, así como las cabezas de varal, que siguen la forma clásica de este elemento. describiendo una rosca, pero de la que salen tallos de azucenas.


 El Proyecto fue aprobado en Cabildo de Hermanos el mes de Julio del pasado año 2015, quedando a la espera del comienzo de ejecución de sus diversas fases

martes, 17 de mayo de 2016

LOGOTIPO DE LA CORONACION CANÓNICA DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD. CASTILLEJA DE LA CUESTA. SEVILLA

Por parte de la Hdad. de Santiago Apóstol, Stmo. Cristo de los Remedios y Ntra. Sra. de la Soledad, más conocida popularmente como Hermandad de "la Plaza" o de Santiago, de la cercana población de Castilleja de la Cuesta, recibí el encargo de realizar un logo de la Coronación Canónica de su Imagen Titular a principios del pasado año 2015.

Ya en otra entrada de este mismo blog hemos hablado de esta Hermandad aljarafeña, de su importante Patrimonio y su ya logrado sello o estilo visual y artístico, acorde con la antiguedad de la misma y sus Imágenes Titulares.

En la primera reunión y cambio de impresiones con los hermanos de la Hdad, me hacen ver su opinión respecto al logo; tendría que ser fácilmente reproducible y estampable en banderolas, colgaduras de balcones, etc, existiendo un precedente que si bien no funcionaba como logotipo, sí tuvo mucha aceptación popular, en forma de colgadura de balcón con la corona de la Virgen, en fotografía, estampada, anunciando la Coronación Canónica de la imagen.

Partiendo de esa idea, tenía claro desde un principio que el elemento principal que debía estar presente en el logo era la corona de la imagen con la que va a ser coronada, su silueta, su impronta.




Tres imágenes retrospectivas que han funcionado como divulgadas y populares estampas devocionales y láminas, en las que se observa el sello y la personal unión visual de imagen y gran corona, estando ya una asociada a la otra.

La silueta de la particular corona de esta imagen va asociada inevitablemente a su visión, y es uno de sus más personales y distintivos rasgos. La "grandiosa" como popularmente se le conoce, es una corona realizada en plata de ley por Fernando Marmolejo, en 1944, a comienzos de su trayectoria y carrera artística, pues había montado taller propio escasos tres años antes de recibir el encargo, independizado ya de Cayetano González. Su diseño se debió al hermano Juan Oliver, director artístico de la Hdad, ceramista, pintor y artista inconmensurable sobre todo en el campo ornamental y decorativo. Su enorme tamaño y presencia obedece a su empeño por "engrandecer" precisamente la imagen de la Virgen de la Soledad, rasgo éste que hay que contemplar en el contexto y modas de la época; pocos años después se estrenarían en Sevilla la Corona de la Virgen del Loreto, de la Hdad. de San Isidoro y otros años después la de oro de la Amargura, ambas de un considerable tamaño.


 Magnífica Corona de la Virgen de la Soledad, realizada en plata de ley por Fernando Marmolejo, siguiendo un singular diseño, con canasto de estructura arquitectónica, imperiales corpóreos y ráfaga de doble trazo, todo con un excelente repujado.


De ahí que para el logo de la Coronación Canónica precisamente, quisiera que estuviera presente en primer término esta singular corona, que forma parte ya de la imagen. 

El otro elemento que compone el logo es la cruz de Santiago, por ser Titular de la Hdad, la advocación del templo donde reside, Plaza, etc, y el emblema más característico e identificatorio de la Hermandad, funcionando ya en sí misma como "logo" de la Corporación.

La ceremonia de la Coronación, en el momento de encargar el logo, ya se había decidido realizar en la Plaza de Santiago, a la que se abre el templo donde reside la Hermandad. Esta Plaza posee como hito más personal y curioso en su trazado tres arcos en cada calle respectiva que da acceso a la misma, que se creen resto de un antiguo recinto fortificado o amurallado, quizá un Patio de Armas.



Por ser esta Plaza de Santiago el "templo" donde va a celebrarse la ceremonia de la Coronación Canónica, al aire libre, decido incluir también la silueta de uno de esos arcos a modo de "cúpula" de templo, cerrando por arriba la composición y cobijando la corona. Queda constituída así la parte gráfica del logo, que acompaño con una grafía en Tipografía Trajan Pro con la Advocación y nombre de la Titular en primer término destacado, añadiendo un punto en el interior de la "O" y la letra inicial en el mismo color dorado de la Corona. A renglón seguido, la fecha y el lugar de la coronación canónica, en tipografía Calibri light, destacando en rojo la fecha. La grafía ha funcionado también como logo o emblema de la ceremonia, casi de manera independiente;


Corona en dorado, cruz de Santiago en rojo y arco de la Plaza en gris claro, más la grafía, son los elementos que lo componen. De un carácter simétrico y más bien clásico, fue presentado a los hermanos a principios de Junio de 2015 y ha tenido buena aceptación en la Hermandad y en los devotos, objetivo fundamental que me propuse con este trabajo, más que tuviese una modernidad innovadora o minimalista.



El logotipo retroproyectado en la Torre del colegio de las Irlandesas de Castilleja de la Cuesta (Foto sevilladirecto.com)