sábado, 28 de febrero de 2015

PROYECTO DE PASO DE PALIO PARA NTRA. SRA. DE LA MERCED. HERMANDAD DEL NAZARENO. GRANADA.





La Hermandad del Nazareno de Granada fue fundada a principios de los años ochenta, teniendo como titular una imagen de la Dolorosa que proviene de la clausura del Convento en el que residen, el de Carmelitas Descalzas de Granada. Es una bellísima imagen de características plenamente granadinas; dolor íntimo, recatado, "hacia dentro", de finales del S. XVIII, con las manos entrelazadas originalmente, sustituídas durante esta primera etapa fundacional por otras abiertas o dialogantes,



Ya en el año 2011 se estrenó la corona procesional que porta la imagen en la fotografía, realizado bajo mi diseño, intentando la Cofradía crear un sello personal más acorde con la impronta de la Dolorosa y de la Cofradía, de corte serio, en la que el Nazareno va sin música y la Dolorosa lleva música solemne. 

En sus inicios, la Hermandad y sobre todo su Paso de palio poseían otra estética; cera rizada, manos abiertas, toca de sobremanto y marchas de corte rítmico. Este Paso de palio, que es el sigue poseyendo y utilizando la Hermandad, es un bonito, vistoso y dignísimo trabajo realizado por Manuel de los Rios en cuanto a orfebrería, que obedece a esos parámetros de sus inicios fundacionales, y un palio también de corte alegre y bordado en recorte por hermanos de la Hermandad.


Aunque de poca calidad, en esta foto se puede apreciar el Paso de palio de la Hermandad con la estética que presentaba hasta hace algunos años; (manos abiertas, toca de sobremanto, corona circular al uso)


Deseando la Cofradía darle un giro al Paso de palio, realizar un palio y manto bordados en oro y elaborar un diseño acorde con el momento actual de la Hermandad, diversos hermanos recaban proyectos a diversos artistas, resultando elegido este proyecto en Junio del año 2014.

En general, la intención primera de mi proyecto es diseñar un Paso de palio que se aleje en algo de la estética sevillana para aproximarlo a la granadina y hacer así del conjunto el más idóneo altar itinerante para la Imagen Titular y sus características. No hay unas coordenadas propias, -generales o uniformes- e históricas, de más de cien años, de los Pasos de palio granadinos, sobre todo en cuanto a estructura, medidas o singularidades notables. Sí se puede registrar, sobre todo a partir de la posguerra, una presencia generosa de la madera tallada y dorada en varios de ellos, en respiraderos y cresterías de palios, conservándose actualmente tan sólo en el caso de la Virgen de la Esperanza en la crestería, y en la Virgen de la Victoria, de la Hdad. de la Cena, en crestería y respiraderos.

Tomando como primer y principal elemento esa combinación entre orfebrería, bordados y madera tallada, articulo el palio con una crestería de madera tallada y dorada, con un baquetón opaco y unas pequeñas cresterías, esas sí, caladas. Inspirándome asimismo en decoraciones de camarines granadinos, donde se incluyen pequeñas cornucopias con espejuelos, decido intercalar en sus adornos rocallas algunos espejuelos que le den vistosidad y aspecto antiguo y distinguido a dicho baquetón.



Camarín de San Juan de Dios, Iglesia del mismo nombre. Granada, S. XVIII





Salvo los elementos del escudo de la Hermandad, que irían en plata repujada, el resto de adornos que se observan pintados en color blanquecino dentro de las rocallas serían esos espejuelos insertos en la talla. Algunos hermanos me transmitieron su preocupación sobre el palio "de crestería" pudiendo proporcionar un movimiento algo encajonado al palio, por lo que decido que los varales vayan por fuera de la misma, con su correspondiente pletina, pero con un remate por arriba y un contraremate por abajo de dicha pletina que también sea de madera tallada y dorada y empaste o funda con la crestería.


Para el bordado del palio, vuelvo mis ojos a antiguos bordados granadinos, alejados de la estética sevillana del S. XX, que llaman mi atención, en concreto esta soberbia túnica del no menos soberbio Nazareno de la Iglesia granadina de San Antón, obra atribuída a los Mora, del S. XVIII;



La túnica parece obra del mismo siglo XVIII en su último cuarto, y posee un bellísimo dibujo con una especie de "cuernos de la abundancia" y de volutas ondeantes que se alternan con aquellos, inclyuyendo malla en su interior;



Todos estos elementos los compongo en forma de bambalina, añadiéndole un fleco, que aunque le de sobriedad, fuese de bellota En el centro de cada paño, salvo el del centro del frontal y trasera, llevará un atributo de la letanía repujado en plata, recortado y aplicado al bordado.


El techo sigue un esquema parecido, y en el futuro llevará el mismo medallón o gloria con la Anunciación que posee el actual palio, y simbología en las esquinas de diversos santos carmelitas (esta Hermandad se encuentra, como ya hemos señalado, en el Convento de Carmelitas Descalzas de esta ciudad de Granada).



En cuanto a los varales, los planteo alternando la plata repujada sencillamente, con dibujo casi grabado, sin realce, con los nudetes en madera tallada y dorada y basamento de lo mismo, al modo de los palios antequeranos, buscando así la fusión en cuanto a materiales de cornisa y palio



Para los respiraderos, sigo con mi intención de reinterpretar esos palios granadinos de los años 50 y 60 del siglo veinte, e, igualmente, para fusionar cornisa y varales con los mismos materiales, los diseño de madera tallada y dorada, con maniguetas de lo mismo, pero con las cartelas de las escenas y los interiores calados de los paños, en plata repujada, siguiendo un estilo rocalla;


También irían en plata repujada unas cresterías que suavizarían su corte recto en su zona inferior, así como unas borlas tipo tocón que le den asimismo un poco de caída y alivian el excesivo geometrismo y rectitud del conjunto del Paso, habida cuenta de que la crestería también tiene las líneas rectas horizontales muy marcadas.


En cuanto al manto, un hermano de la Corporación me propone que tuviera o representara simbología concepcionista extraída del apocalipsis de San Juan; el Rosal de Jericó, el Dragón de siete cabezas, el Sol, el lucero y la Luna, las doce estrellas y la Palmera que simboliza la virginidad perpetua de la Virgen. Todo ello decido articularlo partiendo de la cola, ascendiendo en un gran medallón en el centro del manto. Para arropar ese medallón decido crear un salpicado por toda la superficie del manto. 

Eso en cuanto al discurso iconográfico, en cuanto a la ornamentación y estilo pongo mis ojos de nuevo en antiguos bordados granadinos, en este caso en el hábito bordado en oro (S. XVIII) de este San Agustín, también atribuído a los Mora, de la Iglesia del Corpus Christi u "Hospitalicos";

De este hábito entresaco estos detalles, donde también se encuentra unos adornos en forma casi de "cuernos de la abundancia" con malla en su interior, y flores y tallos y adornos muy menudos ejecutados con la técnica de cartulina en una gran parte;







Elementos que, formando una gran cenefa, van recorriendo todo el perímetro del manto;

                                



En el eje central van situados los elementos iconográficos; de abajo arriba; el rosal de Jericó (sujeto por una lazada en plata), el dragón de las siete cabezas, la Palmera flanqueada por el Sol y un lucero, con la luna a sus pies y rodeada en su medallón por las doce estrellas; la palmera es una representación alegórica de la propia Virgen;


La Hermandad ha decidido comenzar los trabajos por el palio, en concreto por el moldurón tallado y dorado, que ya se está comenzando a ejecutar, por lo que para el año que viene 2016 se podrá comenzar a contemplar la primera fase del proyecto.

sábado, 7 de febrero de 2015

PROYECTO DE PASO PROCESIONAL PARA NTRO. PADRE JESUS DE LA HUMILDAD. HERMANDAD DE LA VICTORIA. HUELVA.






La Hermandad de Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Ntra. Sra. de la Victoria, de la ciudad de Huelva, es una de las Hermandades más importantes y emblemáticas de dicha ciudad. Posee como Paso de Misterio una obra de Villareal, una obra con gran calidad de cincelado y buen contraste de plata con los relieves en madera oscura, pero que acusaba el hecho de que los modelos de algunos de sus elementos se utilizaran para otros Pasos de otras localidades.

De unas proporciones a medio camino entre Paso de única imagen devocional y Paso de Misterio, estaba alumbrado por unos faroles que aportaban una estética un tanto dura para una Hermandad paradigma de barrio y popularidad entre las de las capitales andaluzas.




La Hermandad ansiaba un cambio de estética total para dicho Paso; un Paso dorado, algo más grande, y un cambio de figuras del Misterio, manteniendo lógicamente al Titular, obra del escultor ayamontino afincado en Huelva León Ortega.


Los primeros contactos y reuniones tuvieron lugar a comienzos del año 2013, y en ellas la Hermandad me enseña un boceto de Paso del gran tallista Antonio Martín Fernández, de finales de los setenta, que no fue realizado en aquella época, prefiriendo la Hermandad el de metal repujado que ahora se sustituye, pero poniendo de manifiesto la vinculación que tuvo el citado artista con la Hermandad. Los miembros encargados de la gestación del proyecto me manifiestan su preferencia y gusto personal por la obra de este tallista, si bien el boceto conservado no encajaba en el concepto de Paso que anhelaban, pues se realizó a principios de los setenta y se dibujó con otras premisas y condicionantes distintos a la realidad actual de la Hermandad.


Me planteo, pues, un Paso de Misterio propio y acorde con la Cofradía de la Victoria y sobre todo acorde con su precioso y acabado Paso de palio, de un estilo propiamente de barrio, de Cofradía popular y de sinuosos perfiles. Es decir, integrar un Paso de Misterio en la Cofradía que pareciera que toda la vida ha pertenecido a la Hermandad y que empaste y fusione con la personalidad estética de la misma, marcada sin duda por el Paso de palio  y su Dolorosa.



Paso de palio de la Virgen de la Victoria. Taller de Sobrinos de Caro (palio y faldones), Convento de Santa Isabel (manto), orfebrería de Jesús Domínguez. 



Al mismo tiempo, se tenía que tratar de un Paso de Misterio elegante, sin demasiados barroquismos superfluos ni juegos de moldurajes ni movimientos más complicados de lo necesario. Lo primero que hago es examinar la obra de Antonio Martín Fernández, (fallecido en 2010), de la que muestro algunas obras representativas;



Paso de la Presentación al Pueblo, de la Hermandad de San Benito, Sevilla. Una de las obras pioneras en este estilo de talla y que más sorprendió por su riqueza en la época en la que se estrenó. 1967.



Paso del Stmo. Cristo de la Salud, de los Gitanos, 1979. Magistral e impresionante Paso que constituye sin duda uno de los más admirados y erigido ya en uno de los modelos inspirativos para los cofrades de los últimos 30 años



Paso de Ntro, Padre Jesús de la Sentencia, de la Hermandad de la Yedra, de Jerez de la Frontera, 1988.


Paso del Stmo. Cristo de la Vera Cruz. Cádiz. 1988-1989.



Paso de la Hermandad de los Afligidos, San Fernando, Cádiz. 1993.


Tras visualizar éstas imágenes, se entresacan algunas características propias de Antonio Martín y muy valiosas y personales, como el hecho de "cerrar" la talla en los respiraderos por debajo, por su borde inferior con una moldura, y la compartimentación de los mismos utilizando  pilastras o ménsulas. Precisamente las ménsulas las utiliza en el canasto y en las esquinas, sirviéndole para situar ángeles (San Fernando) o Evangelistas (Vera Cruz de Cádiz). Además utiliza como recurso ornamental unas "costillas "rematadas en perillas que le sirven para entrecortar los paños del canasto o canastilla, dándole ritmo y composición a las mismas.


Los primeros bocetos se realizan en Mayo y se van articulando perfiles y las características propias de la talla de Antonio Martín; de hojas prietas, pequeñas y prontamente rizadas, no estiradas y de trazos más amplios como en otros tallistas.









Para el perfil del canasto, tengo en cuenta todo un clásico; la urna de San Fernando de la Catedral de Sevilla, obra de Juan Laureano de Pina concluída en el S. XVIII;






Proyecto de urna de San Fernando. Juan Laureano de Pina, finales del S. XVII




La Canastilla tiene una marcada horizontalidad, sin demasiados subidas ni copetes que corten dichas líneas horizontales, tan sólo las "costillas" rematadas en perillas. Tiene un juego de 8 ménsulas; una en la delantera y otra en la trasera, con  relicarios realizados en plata, dos en cada costero, sosteniendo arcángeles con tarjetas y atributos de la Pasión y una en el centro del cada costero con una pareja de querubines que flanquean un guardabrisón;




No se trata de una canastilla demasiado alta ni voluminosa, buscando más bien la sensación de "peana", más que de un gran volumen debajo de la representación del Misterio, además de intentar cuadrar las medidas, ya que la puerta de la iglesia del Polvorín tampoco tiene mucho margen. Tampoco tiene mucha crestería, para tratar de no tapar los pies de las imágenes del futuro misterio.


El movimiento de la planta es sinuoso, leve y elegante, para así no restar tampoco espacio en la tarima superior a las numerosas figuras del Misterio.


Los respiraderos se encuentran compartimentados por pilastras, y cerrados por abajo según hemos visto es recurrente en Antonio Martín;






El programa iconográfico tiene especial protagonismo en los respiraderos, donde se incluyen escenas de la vida de Cristo y santos relacionados con Huelva, además de incluirse entre la ornamentación unos cardos, que salen de una especie de cuernos de la abundancia, y que hacen alusión, junto a las rosas de pasión que se incluyen en el canasto, y a los ángeles con atributos pasionistas, a la pasión de Cristo.


Los candelabros los concibo despegados de la tarima o "suelo" de la canastilla, para otorgarle elegancia y una cierta personalidad, a través de unas volutas muy compactas que van formando juego con los brazos de los candelabros.



Otro punto importante y personal del Paso lo constituye la esquina; sobre el chaflán que describe el perfil del canasto se adosa un golpe de talla en forma de gran voluta, de la que salen tres brazos; dos que se enroscan, con tulipas de un tamaño convencional, y uno que sube verticalmente para sostener un cuardabrisón que se remata en un remate con corona real, haciendo alusión a la condición de Rey de Cristo en su trance del Desprecio de Herodes, momento representado en el Paso.


Finalmente, las maniguetas, que se configuran como caladas, con formas torneadas a las que se adosan volutas para darle más cuerpo y volumen, pero conservando siempre una forma afilada, elegante, sin caer en la pesadez de algunas maniguetas excesivamente grandes;


También en las esquinas se incluyen entre la ornamentación unos lirios, que se complementan con los cardos y las rosas de pasión del canasto.

El taller de los Hermanos Caballero está ocupado en su realización, teniéndose previsto el estreno en  su primera fase el presente año 2015

martes, 16 de septiembre de 2014

PROYECTO DE TRONO PROCESIONAL PARA LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS. HERMANDAD DE LOS REMEDIOS, MÁLAGA.



A finales del año 2011, la Hermandad de la Virgen de los Remedios, de la Iglesia malagueña de los Mártires, contacta conmigo para un posible diseño de trono para su Titular, que venía saliendo en tronos provisionales y no en procesión como tal, sino en Rosario de Campanilleros.

La histórica Hermandad de gloria de los Remedios inicia un periodo de revitalización y esplendor en 1991, que la van llevando poco a poco a convertirse en "punta de lanza" del nuevo ímpetu y reempuje de las Hermandades de gloria malagueñas. Poco a poco han ido realizando enseres, remozando completamente la Capilla de la Titular y afianzándose en la feligresía y Parroquia de los Mártires, y convirtiéndose en ejemplo de gusto exquisito en el revestimiento y ornato de sus cultos, Capilla e imágenes.

Faltaba el trono procesional definitivo, pues entre los objetivos de la Hermandad estaba el establecer una salida procesional anual al uso, además de la que viene haciendo en Rosario de Campanilleros.




Las medidas definitivas que se me facilitan son de un trono pequeño (para lo que pudiera vincularse a priori con un trono malagueño prototípico), con un moldurón que haga las veces de cajillo (canastilla), unos arbotantes (candelabros) que fueran personales y una peana.

Comenzando con el elemento principal, la peana, pongo mi atención en las peanas llamadas comúnmente ·"de carrete" o "de garganta", típicamente malagueñas. A este particular, hay que destacar que dichas peanas no son propias exclusivamente de la provincia malagueña, abarcando también, con diversas alternativas y variantes, otras como Córdoba o incluso Almería, aunque este último caso es posible que se tratara de una pieza salida de talleres de la provincia malagueña.

Para el cuerpo superior, qué mejor ejemplo de una antigua peana malagueña que la que mostramos a continuación, junto a  su correspondiente "Triunfo" o templete de volutas rematado en corona, de la Patrona de Málaga, la Virgen de la Victoria, datable en la segunda mitad del S. XVIII;





Con la misma tipología, sobre todo como decimos la "manzana" o cuerpo superior, ésta, más sencilla, de la Virgen de las Virtudes del pueblo malagueño de Fuentedepiedra;



Además de los ejemplos antequeranos, quizás el grupo más elaborado y espectacular, además de numeroso, que ha llegado a nuestros día; sirva como ejemplo este de la peana o triunfo del Cristo de las Penas, de la Iglesia del Carmen;



Como ejemplos de peanas de carrete o garganta en otras provincias, sirvan como ejemplos este grabado o estampa de la Virgen del Mar, Patrona de Almería ;



Y este de la Virgen de la Soledad de Puente Genil, en una antigua fotografía, en la provincia Cordobesa, donde también existen otros ejemplos; 



Llegados a este punto, conviene hacer una aclaración para los lectores o cofrades más acostumbrados a la dualidad estética de ámbito sevillano respecto a gloria-penitencia. La peana de carrete, grande, alta, de madera tallada y dorada, no se puede asimilar con la peana de gloria sevillana, propia de Hermandades y Titulares de ese carácter y no penitenciales. Según estamos viendo, la peana de carrete es propia de  LA IMAGEN DEVOCIONAL, independientemente de que sea pasionista o de gloria, y en origen, constituía el elemento principal de sus andas procesionales, limitadas a un simple tarimón o mesa que sustentaba esta peana, en algunos casos un templete o triunfo integrado en ella como hemos visto en el caso de la Patrona de Málaga, y una iluminación más bien improvisada (palios aparte como el de la foto superior).


En el primer apunte o ante-proyecto, sin escala ni altura definida de la peana, quedan establecidos las ideas generales de arbotantes, peana y cajillo, que una vez llevadas a la altura real de la puerta hubo que reducir al moldurón o bocelón que se contempla en el proyecto definitivo. La peana tenía en este bosquejo un doble estrangulamiento, situándose en el más elevado una nube con cabezas de ángeles que servía de base a la imagen. 




Una vez llevada la peana a la medida real impuesta por la puerta de la Iglesia de los Mártires, queda configurada por la manzana superior, ya explicada, y una base, de gran desarrollo, a cuatro caras, que decido no hacerla opaca y "plana" o formando un mismo plano con la tarima de las andas, al modo de las que hemos visto en las anteriores fotos antiguas.

Decido pues darle claroscuro, aliviar la masa y darle más movimiento a esta parte inferior de la peana, teniendo en cuenta algunos ejemplos del S. XVIII, como por ejemplo esta magnífica peana de la Virgen de los Dolores de Córdoba; (foto Aguilera, extraída de la obra "Pasión de Córdoba", de Ediciones Tartessos))



O este otro, perteneciente a una "Madonna" en procesión por las calles de Malta, sobre su peana del último cuarto del S. XVIII;





De esta manera articulo un basamento o cuerpo inferior de la peana a cuatro caras donde se incluyen medallones con escenas e imágenes marianas. En el delantero se sitúa la Asunción, en un lateral la Virgen de la Victoria, y en el otro a la malagueña Virgen de los Reyes.

El lenguaje ornamental y estilo artístico elegido para todo el conjunto es el barroco-rococó o estilo rocalla, propio del S. XVIII en el que se ubica el nacimiento y eclosión de esta Hermandad.





Para los arbotantes o candelabros, el tallista y ejecutor material de este proyecto, el artista malagueño Manuel Toledano, me llama la atención sobre la forma de los soportes de las pilas de agua bendita del templo de los Mártires, en mármol de colores, que finalmente adapto como cuerpo central del basamento de dichos arbotantes;


los brazos de los arbotantes tienen forma de rocallas contrapuestas y se distribuyen en dos alturas de 8 y 4 luces y una superior con una luz, situada sobre un tulipón de mayor tamaño que el resto de tulipas. Dicho tulipón tiene una "coronita" de orfebrería con volutas al aire que remata en el escudo de la Hermandad;




Con respecto al moldurón, se configura con entrantes y salientes para dejar espacio donde colocar sobre la Mesa posibles jarras o relicarios y revestir así las andas de manera singular.





El proyecto fue aprobado en Diciembre de 2012 y en el presente año 2014 se estrena la primera fase del Trono, con el moldurón en carpintería y los arbotantes tallados en madera, realizado como hemos anotado por el tallista malagueño Manuel Toledano.