sábado, 11 de junio de 2016

PROYECTO DE TRONO PARA MARIA STMA. DEL CONSUELO. COFRADIA DEL CONSUELO. ANTEQUERA.




Para la Cofradía del Stmo. Cristo de la Misericordia y Ntra. Sra. del Consuelo de la localidad malagueña de Antequera, conocida como "El Consuelo" realizé este proyecto de trono para su Titular en el pasado año 2015.

La Virgen del Consuelo es una imagen dolorosa del S. XVII, que hoy en día se atribuye a Juan Bautista del Castillo. Es una Cofradía que agrupa a antiguos Titulares e imágenes, todas de gran valía, y reside en el también histórico templo Parroquial de San Pedro de esa localidad. La Cofradía sale el Jueves Santo, y se puede calificar como de las más populares o alegres de la Semana Santa antequerana, sobre todo su Trono de la Virgen.

La Cofradía poseía un trono al modo antequerano, y así se reaundan las salidas procesionales en el primer tercio del S. XX. Pero a partir de 1941, se produce un cambio estético radical en la presentación de la imagen, adquiriendo una personalidad propia en el contexto antequerano; se realiza un trono de madera tallada y dorada con candelabros -arbotantes- en las esquinas al modo malagueño de la capital, aunque con algo menos de envergadura, y se incluye candelería en el trono, algo inusual en el estilo antequerano. Asimismo, el atuendo de la imagen de la Virgen se "sevillaniza", abandonando los colores oscuros por una saya blanca, manto rojo y mantilla-toca de sobremanto.

Trono de la Virgen del Consuelo en 1941, el primer año en que se reforma su estética.

En la actualidad, y tras un proceso de reformas y añadidos, el trono adolece de una estética unitaria y sobre todo lógica que aborde con coherencia el estilo con el que esta Hermandad se ha singularizado en el contexto de las Cofradías Antequeranas; como una excepción a ese estilo al incluir candelería, palio de figura, candelabros de madera tallada y dorada, color rojo vivo de los terciopelos, etc. Este carácter de única excepción no plantea, a nuestro juicio, un cuestionamiento o menosprecio del estilo genuino antequerano, sino una intención de continuar con una singularidad y personalidad que se mantiene ya desde varias generaciones, siendo así como siempre la han conocido las actuales.

Trono actual de la Virgen del Consuelo, con candelería, arbotantes o candelabros de madera, palio de figura con flecos de bellota y color rojo vivo en los terciopelos.

Para ejecutar este proyecto y como premisa previa muy importante, la Cofradía, a través de su asesor artístico, me transmite su apuesta por continuar en este estilo que se erige en excepción, pero dándole coherencia, unidad y un planteamiento lógico, reestructurando todo el trono y recurriendo al sello ornamental antequerano siempre que sea posible encajar en esos parámetros. Personalmente he procurado respetar esa premisa, adaptando ese sello ornamental y visual local al modelo de trono que se pedía.

Partiendo de que la mesa de las andas es invariable en medidas por ser la que se ajusta a la puerta de la iglesia, el primer factor a cambiar son las proporciones; se ha querido acortar la tremenda altura del varal -dada por la altura de la peana de la Virgen- introduciendo un pequeño cajillo, de no demasiada altura que enlace así con los tradicionales tarimones antequeranos, si bien estos obedecen a otro concepto y envergadura. Se ha diseñado en estilo barroco-rocalla, con cartelas con relieves en plata, recurriendo así a otra impronta de ecos antequeranos; mezclar plata en su color y madera tallada y dorada. Asimismo, los candelabros u arbotantes de las esquinas (con poco desarrollo por armonía y medidas de la puerta de salida) también poseen cascabullos en orfebrería de plata donde apoyan la taza de las tulipas. Este cajillo describe unos entrantes en su frente y costado, alojando en el frente una reproducción del templete e imagen de la Virgen del Rosario, importante devoción de la localidad:



 El cajillo se introduce en el nuevo trono proyectado para acortar así el tiro de los varales, demasiado largos actualmente. Trata de adaptar a la singularidad de este trono referentes visuales antequeranos, como la presencia de plata repujada y madera tallada y dorada,

En los entrantes del centro de los costeros, se platea un arbotante en forma de curva y contracurva que soporta un farol que, surgiendo y apoyando en el cajillo, se convierte en farol entrevaral, para ir realizado también en madera tallada y dorada;


Los varales tendrían los tubos de metal plateado y repujado y los nudetes, macollas centrales y basamentos de madera dorada, siguiendo también la impronta y tradición estética de los tronos antequeranos. 

Punto esencial que condiciona en gran medida todo el proyecto es la peana de la Stma. Virgen. Al ser un trono que lleva candelería, una peana de madera tallada y dorada como la actual, con avance y penachos y arbotantes precisamente hacia la candeleria no es muy funcional, pues acaba muy salpicada de cera que para quitarla sufre necesariamente el dorado. Por ello se me plantea la posibilidad de proyectarla en metal plateado, pero siguiendo modelos antequeranos. Como se ha introducido un cajillo, sobre las andas, la peana tiene que ser forzosamente menos alta; y en esas dimensiones trato de encajar una con el "cuello" típico o estrangulada en el centro, pero resulta demasiado estrecha sus medidas para ese desarrollo, por lo que decido proyectar una que ofrece casi el aspecto de un "pie de blandón" o candelero gigante, a cuatro caras, inspirada en esta peana de la Virgen de los Afligidos de la Iglesia de San Sebastian de esta misma localidad de Antequera;


Pero llevándola a un lenguaje de orfebrería y menos afiligranado, con una especie de plinto superior (donde iría la imagen) y otra moldura inferior donde sobre la cabeza de querubín se ubicaría la media luna de plata de la imagen, de gran envergadura, que no ocultaría así en demasía su saya y figura, restándole esbeltez. Sobre esa misma moldura inferior, se ubicarían dos querubines que actualmente tiene en la peana.

La peana se ubicaría en el centro de las andas, para que la imagen ocupe ese espacio y no esté como ahora un tanto adelantada; dejando poco espacio (además de por la envergadura de la actual peana que avanza o abre hacia adelante) para la colocación de la candelería;


 Al decidir mantener la candelería, se llega al acuerdo de que la candelería actual, en número y tamaño no tiene definición ni obedece a un modelo u otro, y habiendo apostado la Hdad. por mantenerla, el proyecto contempla aumentar su número hasta 46 candeleros en total, un número no muy alto pero sí suficientes como para que adquiera entidad como tal y concentre luz de cera y la proyecte -objetivo principal de una candelería- sobre la imagen de la Virgen. Para que no sea su planteamiento o presencia en el trono demasiado invasivo, se plantea muy abierta por arriba dejando ver muy exenta la imagen de la Virgen, y sin demasiada altura, algo más propio de la estética malagueña o sevillana.

Punto esencial para dejar hueco a esta candelería es la supresión de los actuales candelabros de guardabrisas o arbotantes, obra de Guzmán Bejarano, de gran envergadura que al no poder ubicarse en las esquinas se han situado en el primer entrevaral, no dejando espacio para colocar candeleros. Por ello, los candelabros proyectados se han aminorado de tamaño y desarrollo y situado en las esquinas del trono.


En cuanto al palio, guardando coherencia con el conjunto ya expresado, se mantiene su línea "de figura", su dibujo independiente por cada paño y el tono rojo del terciopelo, pues el techo de palio actual sí se va a mantener en este proyecto. Las bambalinas actuales están bordadas con piezas de un antiguo manto de la Virgen, y son todos los paños independientes tanto de dibujo como físicamente, montándose en el bastidor del palio también independientes. Decido dibujar una bambalina de una pieza en el frontal y el trasero (ahora también independientes cada paño) y otra pieza unitaria para cada lateral, pero con mucha apertura entre paño, hasta casi el bastidor del techo de palio, pudiéndose mantener el movimiento que actualmente tiene pero montarlo más prácticamente todo de una vez. El fleco de bellota se mantiene, y por arriba la forma es muy atemperada y recibe una especie de crestería para ir realizada en orfebrería, también recuerdo o referencia a las cornisas y moldurones de los palios antequeranos.



Las bambalinas forman una pieza en el frontal y en el lateral, pero en este último cada paño lleva una apertura muy alta, hasta casi el bastidor del techo de palio, permitiendo que se muevan como actualmente lo hacen de manera independiente y deslizándose entre varal y varal.


El repertorio ornamental está entresacado del bordado típico antequerano; se puede hablar de un "círculo" de bordado antequerano, que abasteció, además de lo estrictamente local, a poblaciones de la comarca y llegó hasta la capital malagueña, con prendas con una cierta unidad en dibujo y técnicas de bordado, fácilmente reconocibles, que es la impronta que hemos intentado plasmar en en el palio, adaptándola al concepto de un palio "de figura"

Ejemplo prototípico de bordado antequerano, obra de Antonia Palomo a mediados del S. XIX

Otros detalles del proyecto son unas sencillas jarras, muy clásicas en su forma y procurando no recargar el conjunto, y el arco de campana, que describe una "M" y una "A" de María, así como las cabezas de varal, que siguen la forma clásica de este elemento. describiendo una rosca, pero de la que salen tallos de azucenas.


 El Proyecto fue aprobado en Cabildo de Hermanos el mes de Julio del pasado año 2015, quedando a la espera del comienzo de ejecución de sus diversas fases

martes, 17 de mayo de 2016

LOGOTIPO DE LA CORONACION CANÓNICA DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD. CASTILLEJA DE LA CUESTA. SEVILLA

Por parte de la Hdad. de Santiago Apóstol, Stmo. Cristo de los Remedios y Ntra. Sra. de la Soledad, más conocida popularmente como Hermandad de "la Plaza" o de Santiago, de la cercana población de Castilleja de la Cuesta, recibí el encargo de realizar un logo de la Coronación Canónica de su Imagen Titular a principios del pasado año 2015.

Ya en otra entrada de este mismo blog hemos hablado de esta Hermandad aljarafeña, de su importante Patrimonio y su ya logrado sello o estilo visual y artístico, acorde con la antiguedad de la misma y sus Imágenes Titulares.

En la primera reunión y cambio de impresiones con los hermanos de la Hdad, me hacen ver su opinión respecto al logo; tendría que ser fácilmente reproducible y estampable en banderolas, colgaduras de balcones, etc, existiendo un precedente que si bien no funcionaba como logotipo, sí tuvo mucha aceptación popular, en forma de colgadura de balcón con la corona de la Virgen, en fotografía, estampada, anunciando la Coronación Canónica de la imagen.

Partiendo de esa idea, tenía claro desde un principio que el elemento principal que debía estar presente en el logo era la corona de la imagen con la que va a ser coronada, su silueta, su impronta.




Tres imágenes retrospectivas que han funcionado como divulgadas y populares estampas devocionales y láminas, en las que se observa el sello y la personal unión visual de imagen y gran corona, estando ya una asociada a la otra.

La silueta de la particular corona de esta imagen va asociada inevitablemente a su visión, y es uno de sus más personales y distintivos rasgos. La "grandiosa" como popularmente se le conoce, es una corona realizada en plata de ley por Fernando Marmolejo, en 1944, a comienzos de su trayectoria y carrera artística, pues había montado taller propio escasos tres años antes de recibir el encargo, independizado ya de Cayetano González. Su diseño se debió al hermano Juan Oliver, director artístico de la Hdad, ceramista, pintor y artista inconmensurable sobre todo en el campo ornamental y decorativo. Su enorme tamaño y presencia obedece a su empeño por "engrandecer" precisamente la imagen de la Virgen de la Soledad, rasgo éste que hay que contemplar en el contexto y modas de la época; pocos años después se estrenarían en Sevilla la Corona de la Virgen del Loreto, de la Hdad. de San Isidoro y otros años después la de oro de la Amargura, ambas de un considerable tamaño.


 Magnífica Corona de la Virgen de la Soledad, realizada en plata de ley por Fernando Marmolejo, siguiendo un singular diseño, con canasto de estructura arquitectónica, imperiales corpóreos y ráfaga de doble trazo, todo con un excelente repujado.


De ahí que para el logo de la Coronación Canónica precisamente, quisiera que estuviera presente en primer término esta singular corona, que forma parte ya de la imagen. 

El otro elemento que compone el logo es la cruz de Santiago, por ser Titular de la Hdad, la advocación del templo donde reside, Plaza, etc, y el emblema más característico e identificatorio de la Hermandad, funcionando ya en sí misma como "logo" de la Corporación.

La ceremonia de la Coronación, en el momento de encargar el logo, ya se había decidido realizar en la Plaza de Santiago, a la que se abre el templo donde reside la Hermandad. Esta Plaza posee como hito más personal y curioso en su trazado tres arcos en cada calle respectiva que da acceso a la misma, que se creen resto de un antiguo recinto fortificado o amurallado, quizá un Patio de Armas.



Por ser esta Plaza de Santiago el "templo" donde va a celebrarse la ceremonia de la Coronación Canónica, al aire libre, decido incluir también la silueta de uno de esos arcos a modo de "cúpula" de templo, cerrando por arriba la composición y cobijando la corona. Queda constituída así la parte gráfica del logo, que acompaño con una grafía en Tipografía Trajan Pro con la Advocación y nombre de la Titular en primer término destacado, añadiendo un punto en el interior de la "O" y la letra inicial en el mismo color dorado de la Corona. A renglón seguido, la fecha y el lugar de la coronación canónica, en tipografía Calibri light, destacando en rojo la fecha. La grafía ha funcionado también como logo o emblema de la ceremonia, casi de manera independiente;


Corona en dorado, cruz de Santiago en rojo y arco de la Plaza en gris claro, más la grafía, son los elementos que lo componen. De un carácter simétrico y más bien clásico, fue presentado a los hermanos a principios de Junio de 2015 y ha tenido buena aceptación en la Hermandad y en los devotos, objetivo fundamental que me propuse con este trabajo, más que tuviese una modernidad innovadora o minimalista.



El logotipo retroproyectado en la Torre del colegio de las Irlandesas de Castilleja de la Cuesta (Foto sevilladirecto.com)

domingo, 14 de febrero de 2016

PROYECTO DE PASO PROCESIONAL PARA NTRA. SRA. DEL REFUGIO. HERMANDAD DE PASION. HUELVA.



Para la Hdad. de Pasión, de Huelva, realicé este proyecto de nuevo Paso de palio para su Titular, Ntra. Sra. del Refugio en el Otoño de 2014. Dicho proyecto encuentra su iniciativa en el retoque del proyecto de varales que esta Hermandad emprendió años atrás, y se trataba de otorgar al Paso y los futuros enseres a realizar que lo componen un proyecto y concepto artístico global, con una unidad estilística o estética en el conjunto del Paso, de ahí que se presentara un proyecto a modo de orientación, de pauta o de camino a seguir, para ir posteriormente perfeccionando y detallando. Ya en una entrada anterior expusimos el proyecto de corona para la imagen.

El Paso actual de la Virgen del Refugio posee unos varales de la casa Angulo de Lucena, de metal plateado, propios de los años sesenta, y el resto de elementos de diversos orfebres contemporáneos, como Hijos de Juan Fernández y Manuel de los Ríos. Salvando estos varales, algunos de estos elementos cumplen su función muy dignamente, el punto fundamental de una necesaria reforma son los bordados, realizados por las Hermanas en diversas etapas, que le terminan de dar al conjunto del Paso de palio un aspecto clara y legítimamente mejorable.

Y es que estos bordados cumplieron una función muy importante y dignificaron y enriquecieron el Paso de esta Hermandad en un determinado momento, pero hoy en día resultan discordantes con su crecimiento y lo que significa en el contexto de la Semana Santa de Huelva, de la que es una de las más numerosas y devocionales.
Paso de palio actual de la Virgen del Refugio (foto La Hornacina)

La Hermandad ha comenzado el proceso por los varales. Hace algunos años, se aprueba un proyecto de renovación de la orfebrería, del que se comienza por los varales. Este proyecto es de los Hijos de Juan Fernández, y contemplaba un palio de corte recto, con unos respiraderos asimismo rectos y unos varales de tubos y nudetes clásicos, sin macollas ni cuerpos troncocónicos, es decir, muy sobrios, con un basamento cuadrangular asimismo recto. La Hermandad, a través de su Junta de Gobierno, me transmite su deseo de restarle sobriedad y rectitud al proyecto, ya que se trata de una Hdad. clásica pero de barrio, con velas rizadas y marchas de corte rítmico.

En ese momento de revisión del proyecto, los tubos de los varales (además de la perilla) ya estaban repujados, con su corte recto. Para dar más "curvas" o "gracia" al conjunto de los mismos, decido planearle unos basamentos con un juego de curvas y contracurvas muy marcado, y revestir cada nudete que separa cada tramo o cañón del varal con un cascabullo o florón repujado que lo acoge, dándole algo de sinuosidad y gracia en su corte lineal;
El varal queda así como clásico y elegante, con un adecuado equilibrio entre lo plenamente bulboso y barroco propio de Pasos de cofradías "de barrio" y lo recto y lineal de un varal de Cofradía seria o de Silencio. El  basamento es de planta cuadrada, realizado "a cascos", es decir, prismático, técnica orfebre de realización y encaje de volumetrías de gran dificultad técnica y valor añadido. Lleva en una de sus caras, (en las tres restantes llevará una piedra de malaquita verde ovalada) la principal que va hacia fuera del Paso, un óvalo donde va repujado, distribuído en los los doce varales, las solemnes palabras pronunciadas por Pio XII en la proclamación como Dogma de Fe la Asunción de la Virgen, en San Pedro del Vaticano, en Noviembre de 1950, acompañadas de la fecha de este hecho;

"AVCTORITATE DOMINI NOSTRI
IESU CHRISTI BEATORVM
APOSTOLORVM PETRI ET PAVLI
AC NOSTRA PRONVNTIAMOS
DECLARAMVS ET DEFINIMVS
DIVINITVS REVELATVM DOGMA ESSE:

INMACVLATAM DEIPARAM SEMPER
 VIRGINEM MARIAM, EXPLETO
 TERRESTRIS VITAE CVRSV,
FVISSE CORPORE ET ANIMA
AD CAELESTEM GLORIA
ASSVMPTAM. I-IX-MCML-ROMA."

El hecho de situar este texto de la Asunción en los varales viene motivado por una razón principal; la Cofradía de Pasión fue una de las primeras Hermandades que realizaron voto solemne de creencia y defensa de la Asunción de la Virgen, en la temprana fecha del 18 de Agosto de 1906, entonces como Hermandad Sacramental. Los varales, que tienen la verticalidad ascensional y tienen ese sentido de "elevar" el palio son los que van a llevar esta referencia al Dogma de la Asunción por estar vinculado a la Hermandad de Pasión.

Continuando con la orfebrería, en los respiraderos, se diseñan teniendo en cuenta la arquitectura propia de un Paso de palio, y tomando elementos de la Iglesia de San Pedro, de ahí que se articulen en torno una cornisa arquitectónica que hace las veces de moldurón; con su friso y arquitrabe;


Esta cornisa arquitectónica ingletea (se pliega) y tiene un "vuelo" o avance en los lugares donde van colocados los varales, emulando, como hemos mencionado, una estructura arquitectónica, inspirada en la propia torre de la Parroquia de San Pedro, sede de esta Hermandad;

Parroquia de San Pedro. Huelva


   

La torre de la Parroquia de San Pedro fue proyectada por Pedro de Silva en 1770, en un estilo todavía barroco o plenamente deciochesco. Los "Lambrequines" que caen colgantes después de la cornisa son el punto de inspiración, colocando en el respiradero, sobre ellos, una ménsula que soporta el vuelo del inglete tal y como hemos comentado;


Asimismo, para articular los paños decido utilizar las enmarcaciones y moldurajes que realizó el mismo Pedro de Silva en 1790. Los paños laterales ( entrevarales) en el óculo del testero de los pies de la Iglesia;
                     

                                                                                                                                                          
Para el medallón central, donde se aloja el escudo de la Hermandad, se utiliza el óculo de la propia torre de San Pedro;

El Programa iconográfico de los respiraderos gira en torno a la Concepción Inmaculada de la Virgen María, y los tondos están pensados para llevar bustos de santos relacionados con la Virgen María y la creencia de su Concepción Inmaculada, que irían realizados con carnes en marfil y fondos y ropajes bordados en oro, haciendo contraste con el metal y la orfebrería que los rodea.

La parte inferior de los respiraderos están pensados para que vayan realizados igualmente con bordados en oro sobre malla, llenos de azucenas que hacen alusión a la Concepción Inmaculada de la Virgen. Estas azucenas están pensadas (la flor propiamente dicha) para estar realizadas en orfebrería, de esta manera el bordado se hace presente en la zona visual o parte de orfebrería y dicha orfebrería se hace presente en la zona o parte bordada en oro, tratando de establecer así un diálogo y una articulación entre bordados y orfebrería en el conjunto de los respiraderos.



El otro elemento principal, y de carácter prioritario para otorgarle el Paso un realce y prestancia, para mejorarlo en una palabra, es el Palio. En el proyecto a color que se muestra se contempla solo la bambalina frontal, pues se trataba de dar una visión de conjunto para posteriormente ir detallándola y desglosándola.

Como en el resto de elementos, mi idea era encajar un palio elegante en su carácter popular, que no supusiera una ruptura total y radical con el corte o silueta del palio actual. Por ello se plantea su mismo corte en la zona inferior, pero sustituyendo la malla acrílica e industrial que actualmente posee por bordados en oro, calados o sobre malla artesanal de nudos o bolillos. Se mantendrían así los flecos de bellotas, la silueta y el corte de malla como hemos comentado y la impronta visual por esa zona. Aunque en el proyecto aparece en terciopelo verde, el color del terciopelo está pendiente de decidir definitivamente por parte de la Hermandad.

Por arriba, sí decido cambiar y darle más valentía, fuerza y atractivo al corte de la bambalina, a base de curvas y contracurvas, pero siempre sin agobiar la perilla del varal.

Para abundar más en ese "sello" propio que quería infundirle, y que fuera un palio personal en el contexto de la Semana Santa de Huelva, decido no incluir escudo ni heráldica o motivo en el paño frontal, aunque sirve de eje para ir moviendo toda una serie de ramajes vegetales salpicados del gran motivo protagonista de este palio; la rosa de pasión.





 Dibujos botánicos de la "Rosa de Pasión" o Passiflora


Fueron los primeros misioneros españoles al llegar a América, de donde es originaria esta flor junto con Asia, Australia y Oceanía, los primeros que quisieron ver los instrumentos de la Pasión de Cristo en su corola, estambres y pistilos, por ello fue bautizada con el nombre botánico de "passiflora", flor de la Pasión. Ya en la tradición e iconografía Española, la flor de la pasión se convirtió, sobre todo a partir del S. XIX, en una especie de símbolo e incluso alegoría de la Pasión de Cristo, incorporándose al repertorio simbólico e iconográfico de imágenes, representaciones, cuadros, altares y exhornos. El vínculo de la Rosa de Pasión viene dado por tratarse de una Dolorosa y por pertenecer a la Cofradía popularmente conocida por la advocación de su imagen Titular de Cristo.




Como se trata de un dibujo vegetal corrido, es decir sin cortes, que nace del centro de cada caída (las laterales también llevarían ese ritmo), cada paño, dentro de tener un mismo corte, tendría diferente dibujo. Este ritmo de composición y ornamentación vegetal tiene sus resabios en los palio sevillanos del S. XIX, por ello mantiene un cierto clasicismo y resabio antiguo, pero también por su corte ofrece un aire popular y airoso. Un punto esencial para entender el proyecto es el propósito de realizar un palio distinto a los ya realizados para la Semana Santa de Huelva, en su corte y en su distribución del dibujo o composición. Las rosas de pasión están pensadas para ir bordadas semi corpóreas o con bastante realce, para que tengan la vida y la plasticidad adecuada;


El proyecto fue aprobado en Cabildo General de Hermanos celebrado el 28 de Noviembre de 2014, y como se ha anotado, se ha comenzado por la ejecución de los varales, que se preveen estrenar en la Semana Santa de 2016.

martes, 19 de enero de 2016

PROYECTO DE MANTO Y SAYA BORDADOS EN ORO PARA NTRA. SRA. DE LAS PENAS. HDAD. DE SANTA MARTA. SEVILLA





Para la Hdad. del Stmo. Cristo de la Caridad en su Traslado al Sepulcro, Ntra. Sra. de las Penas y Santa Marta, mas conocida por esta última Titular, Santa Marta, he realizado el proyecto de un Manto y saya para cultos internos, bordado en oro.

La Hdad. me transmite su inquietud por presentar la imagen de su Dolorosa Titular, bellísima obra de Sebastián Santos, con la debida dignidad y realce en los cultos internos, sobre todo en su Besamanos del 8 de Diciembre, cuando se sitúa en el centro del Presbiterio de la Iglesia de San Andrés. Hasta este momento, la imagen luce un manto de terciopelo azul oscuro liso y una saya recompuesta con bordados del último tercio del XVIII con encanto y sabor antiguo aunque no demasiado notable.

En una primera reunión y cambio de impresiones, los representantes de la Hermandad muestran su preferencia por un manto a modo de "cenefa", con un corte entre terciopelo y bordados algo recto, sobrio, acorde con el carácter de esta Hermandad.

 Primer apunte o boceto del manto elegido para desarrollarlo

Tras realizar tres apuntes o bocetos y barajar distintas opciones estudiadas por la Junta de Gobierno, finalmente se escoje el que poseía una cenefa inspirada en un tapiz o repostero del X. XVII (aún con adiciones posteriores) de la Catedral de Sevilla, curiosamente bordado en recorte plano, aunque las piezas posteriores sí están bordadas en oro;


Este tipo de dibujo corresponde al bordado plano y elegante del S. XVII, cronología que ostenta, entre otros enseres, el famoso frontal de la Iglesia de Santa Ana en el que se inspiró Rodríguez Ojeda para el diseño del palio de la Cofradía del Gran Poder;


Frontal de San Juan, de la Iglesia de Santa Ana de Triana. Primer cuarto del S. XVII

El manto estaría completado por un salpicado en toda la zona posterior o de la cola y una zona bordada justo en el remate de la cola. Para el salpicado se contemplan unos soles-luceros, propio asimismo de bordados de esta cronología, como el terno del Cardenal Siliceo de la Catedral de Toledo. Estos detalles de los luceros o soles se completarían con azucenas en plata, según el modelo del tapiz-repostero de la Catedral de Sevilla que sirvió de inspiración primera para la cenefa;


 Detalles de la Capa Pluvial del terno del Cardenal Siliceo de la Catedral de Toledo (último tercio S. XVI) y de las azucenas del tapiz o repostero "de las Giraldas" de la Catedral de Sevilla (primer cuarto S. XVII). 

Con ello, se compone una vista trasera que además y como ya se ha descrito, lleva un remate o "penacho" con la dificultad de adaptarlo de la cenefa para que la prenda forme una perfecta unidad, con un óvalo en el centro que contempla uno de los óvalos del escudo de la Hermandad; la cruz de San Andrés con una "M" de Maria sobrepuesta;



El dibujo del manto, desarrollado y extendido, queda de esta forma;




Los motivos decorativos de esta época incluyen unos motivos con formas geometricas, rectilíneas y entrelazadas, son los motivos decorativos llamados "ferroneries", pues su origen parece estar en los trabajos de forja y herraje. Estos motivos decorativos se extendieron en las artes decorativas españolas durante la segunda mitad del XVI, y perduraron en el primer tercio del XVII. Estos motivos se han incorporado al manto, junto a la ornamentación vegetal;


Para incorporar estas formas y modificarlas también he tenido en cuenta este fabuloso frontal de San Jerónimo, del Monasterio de Guadalupe, bordado casi por completo en punto milanés; es decir mezclando oro y sedas. Se fecha en los años 1628-1629. Es una de las obras de bordado más perfectas y admirables del bordado español;


 Mitad derecha y detalle con "ferronerie" del Frontal de San Jerónimo, del Monasterio de Guadalupe, Cáceres, fechado en 1628-1629. Fotografias extraídas del Libro "los bordados de Guadalupe", de Fray Sebastián Garcia, O.F.M.


 Para la SAYA a juego decido mantener la cenefa pero en sentido horizontal, con finos galones acompañando a las cenefas menores. Para la composición triangular  tengo en cuenta los bordados de la época que venimos citando (finales S. XVI.principios S. XVII)


El bordado de la saya no ocupa la totalidad de la superficie, completándose con el mismo "salpicado" del manto, los soles o luceros y las azucenas;



Y ya finalmente para el cíngulo, con dos caídas simétricas tengo en cuenta esta "hazaleja" o paño de atril del mencionado Monasterio de Guadalupe, también del primer tercio del S. XVII. Estaría realizado en oro calado;



Se prevee que el conjunto sea realizado por fases, siendo la intención de la Hermandad estrenar las vistas frontales del manto para los próximos cultos a Ntra. Sra. de las Penas.


(fotografías del proyecto de Daniel Villalba)