sábado, 17 de octubre de 2015

DISEÑO DE SIMPECADO Y SENATUS PARA LA HERMANDAD DE LOS DOLORES. SANLUCAR DE BARRAMEDA, CÁDIZ.




 La Hermandad de los Dolores, de Sanlúcar de Barrameda, contacta conmigo el pasado año 2014 para realizar los diseños de un futuro Simpecado y Senatus, con idea de completar su juego de insignias, y pensando en la posibilidad de bordar dichas insignias un taller de hermanas de la Corporación.

Esta Hermandad posee una Titular, que le da nombre, de finales del S. XVIII, atribuible al profesor de escultura gaditano José Fernandez Guerrero, autor de la sevillana imagen de la Divina Pastora de Capuchinos. En origen era una congregación y Hermandad Servita, sello que en la actualidad mantienen pese a los cambios históricos. Su Paso de Cristo, obra del S. XIX adquirida a la Hermandad de las Cigarreras de Sevilla junto con los sayones del S. XVII que azotan a la imagen del Cristo, escultura también de finales del XVI-principios del XVII. Su Paso de palio es de corte recto, en color negro como corresponde a su advocación. 

Ante estas características (Hermandad Servita, imágenes antiguas y con Pasos clásicos y aún perfectamente datados cronológica y estéticamente en el S. XIX) decido dar a dichas insignias un aspecto antiguo, que entroncara con las raíces más históricas de la Corporación y que la ambientaran y situaran en un cierto registro.

Para el Simpecado, pongo mi mirada en el más antiguo manto, obra del primer cuarto del S. XIX, que posee la Dolorosa, recientemente restaurado. Su composición es sencilla y clásica; una cenefa compuesta por una especie de "trenzado" y unos tallos vegetales de los que van surgiendo flores simplificadas, que se van cruzando con ritmo ondulado;



Ntra. Sra. de los Dolores ataviada con el manto y la saya de mayor antiguedad de los que posee. 


Con esa estética de bordados, adopto un formato propio de los Simpecados de esa etapa (principios S. XIX), en la que siguen manteniendo curvas y formas propias de los Simpecados rococós o rocallas, pero más atemperadas y suavizadas


En la representación central, se situaría un óleo con una representación de la imagen de la Dolorosa en clave barroca; enmarcada por un cortinaje abierto y con corona y corazón traspasados sobrepuestos, realizados en orfebrería. Los motivos de rayos y estrellas que rodean este lienzo surgen de un galón con terminación en lóbulos, al modo de los bordados de finales del XVIII, En los picos o "cuchillos" se sitúan dos cartelas donde, sobre fondo de plata, se sitúan los emblemas de la antigua esclavitud servita y el corazón traspasado por los siete cuchillos.



Uniendo las dieferentes secciones de la cenefa, recurro a otro adorno propio de esta estética; las lazadas, que irían bordadas en plata;



La pasamanería se diseña igualmente con los colores y tonos que predominan en la insignia; negro, oro y plata, y con borlas tipo tocón, llamadas también en la jerga cofrade "catedralicias";




Para el Senatus, me inspiro en los de finales del S. XIX, época como he anotado a la que pertenece el Paso de Misterio, manteniendo ese aspecto y estética sin apenas alteración;



Paso de Misterio del Smo. Cristo de las Misericordias. Adquirido a la Hermandad de las Cigarreras (Columna y azotes) de Sevilla, S. XIX.



 Hay un tipo característico de esta insignia, propio de finales de dicho S. XIX y que se extiende hasta principios del siglo XX, en el que las letras se sitúan en una gran cartela central, con su campo o fondo totalmente bordado o cubierto de oro. Pertenecen a este tipo, en Sevilla, los antiguos de la Hermandad de la Macarena y los actuales de la Hermandad del Museo y de la Hermandad de la O, todos obra del taller de Rodríguez Ojeda;


Antiguo Senatus de la Hermandad de la Macarena, S. XIX





Senatus de la Hermandad del Museo, principios S. XX.


Decido cincluir poca ornamentación además de la cartela con las letras, consistiendo en hojas vegetales que continúen ese aspecto decimonónico pretendido, junto con otros tallos y adornos más livianos. En suma, se trataba de hacer un Senatus cuya característica principal sea el sabor antiguo y el clasicismo, con la elegancia de lo necesario y poco más.



Estos proyectos irán realizándose a medida que la Hermandad disponga de medios, y se irán estrenando en años venideros.