domingo, 5 de julio de 2015

PROYECTO DE CORONA PARA NTRA. SRA. DEL REFUGIO. HERMANDAD DE PASION. HUELVA.



La Cofradía de Pasión, de Huelva, para la que ya había realizado diseños de insignias en el año 2011, tratadas en otra entrada de este blog, tenía desde hacía tiempo la idea de ofrecer a su Dolorosa Titular una corona en materiales nobles, pues la que actualmente posee es obra seriada de la casa Angulo en metal sobredorado. Los contactos se concretaron en el verano del pasado año 2014, comenzando a esbozar la idea, y terminándose el proyecto en Noviembre, junto con el de la remodelación total de su Paso de palio, proyectos que fueron presentados y aprobados de manera global a finales de Noviembre de 2014. Nosotros vamos a dedicar una entrada a esta corona y otra al proyecto de Paso de palio.


Para elaborar el proyecto, tenemos muy en cuenta la corona actual de Angulo. Si bien ofrece unas dimensiones algo grandes a primera vista y para la estética actual, en el Paso procesional cuadra muy bien con la imagen, la destaca y la enaltece en dicho conjunto, dando muy buen efecto. Por ello decidimos en primera instancia partir de este buen efecto en cuestión de dimensiones; alto del canasto, apertura máxima del mismo, altura total de la corona, ancho máximo, diámetro del "aro" que asienta sobre la cabeza de la imagen, etc.





Corona actual y efecto en el Paso procesional de Ntra. Sra. del Refugio. (fotos Huelvabuenasnoticias y la hornacina.com)


Partiendo, pues, de estas dimensiones, el objetivo siguiente es conseguir más transparencia y más delicadeza en su tratamiento y elementos, ya que la actual está repujada en una misma lámina de metal y ofrece poco calado. Por ello comienzo a articular unos grupos o "haces" de rayos trabados entre sí por un molduraje, y separados por un mínimo grupo ornamental que sustentan las estrellas, de tal manera que en la ráfaga tuvieran el máximo protagonismo los rayos y las estrellas y poco la ornamentación que articula y apoya ambos elementos. 



Surge así, a la hora de dar amplitud al conjunto de la corona partiendo de una idea de ráfaga de mucha menor anchura que la corona actual, la idea de colocar una "doble ráfaga"; una rodeando y enmarcando el canasto e imperiales, y otra, al tipo más usual, que remata en la cruz. Esta idea de la que parto ya la poseían algunas coronas de los Siglos XVII y XVIII provenientes de Filipinas, aunque sólo en la zona de los imperiales, como esta poco conocida corona de la Virgen de Guadalupe, del Monasterio del mismo nombre, en la provincia de Cáceres, de mediados del S. XIX;


(fotografía extraída del libro "Real Monasterio de Guadalupe; Plata, bronce y otras artes aplicadas", de Francisco Tejada Vizuete, Ediciones Guadalupe, 2007)


Los primeros bocetos y apuntes se realizan durante el mes de julio de 2014, y ya para finales de mes presento a algunos hermanos un primer boceto, colocando un dibujo de muy pequeño formatosobre una fotografía de la imagen de la Virgen y fusionándolo (sin programas informáticos, totalmente a mano) con la misma;



Los imperiales son de dos tipos, de lámina repujada y calada, y bateados o corpóreos. Los del frente y la trasera, de lámina calada, llevan representaciones del Sol y la Luna, el Sol representado por un topacio y la luna por un brillante;


En cuanto a la simbología, en concordancia con lo expresado por algunos hermanos, y aún cuando está pendiente de cerrar, decido hacer presidir el canasto por un pequeña custodia, que representa así el carácter Sacramental de la Hermandad, fusionada con la existente en la Parroquia, flanqueada por medallones en los parchetes con la Cruz de Jersusalem, que utiliza esta Hermandad en su escudo, el de San Pedro, Parroquia y sede de esta Hermandad.  

Eso en cuanto al canasto. El aro que asienta sobre la imagen tiene asimismo cierta preponderancia y va decorado al modo clásico de las coronas, sobre todo a partir del último tercio del S. XVIII; con laureles entrelazados, elemento simbólico tomado de la antiguedad clásica, las coronas de laurel con las que se distinguía a los personajes modélicos dignos de honrar y alabar. Utilizamos, pues, toda esa simbología a propósito aunque es muy recurrente en los diseños de las coronas marianas.

Sobre ese aro,en la zona frontal, con esa simbología ya expuesta, se asienta una pequeña cartela con la fecha de la proclamación de la realeza de María, a modo de justificación y explicación de la presea, pues es nuestra intención que en el conjunto del Paso Procesional, como iremos viendo, se haga referencias a las proclamaciones y fechas de los distintos dogmas y creencias piadosas principales que tienen como protagonista a la Virgen María.


La ráfaga es, como hemos expuesto, muy aérea, compuesta por rayos individuales en grupos que van trabados entre sí por unos moldurajes enfrentados, rematando en unas pequeñas perlas, y donde se ubican unas azucenas en plata alusivas a la pureza virginal de Maria, y unos "broches" a modo de grapas de dicho molduraje, con unos rubíes en su centro, que actúan como portantes de las estrellas, adaptadas en su forma al espacio entre haz y haz de rayos, es decir, no sobresalientes hacia fuera de su contorno, y hacia el canasto, una concha o venera de peregrino, cuya simbología principal es la de hacer alusión al patronazgo de la Virgen del Refugio sobre los peregrinos del camino de Santiago que parte de Huelva, concedido en el año 2000 por la casa de Galicia en Huelva.


Las estrellas se componen de dos piezas superpuestas; una primera dorada, con formas flamígeras, de forma alargada, pues se adapta al espacio entre grupo y grupo de rayos como hemos expuesto, y otra de plata en su color, ya de forma prismática con un brillante en su centro.

La simbología principal se articula en el eje principal en vertical, y hace alusión a la Trinidad, que corona a la Virgen en los Cielos, según la creencia piadosa y las representaciones en el arte Cristiano desde la baja Edad Media. Por ello, rematando la corona se ubica la Cruz, elemento recurrente en los diseños de coronas, que representa al Hijo, a Jesucristo. Sobre su Cruceta, y con una ráfaga en plata que contrasta y que le da protagonismo visual y lo enmarca, el triángulo con el ojo en su centro, representado por una perla, que simboliza a Dios Padre Creador. Queda, pues representada en este ámbito a las dos primeras personas de la Trinidad;


Entre la primera y la segunda persona y la propia cabeza de la Virgen, entre los imperiales, se sitúa la tercera persona; el Espíritu Santo, pensado para realizarlo en marfil, sobre un resplandor;


La Hermandad se encuentra recogiendo donativos entre los hermanos y devotos de la Virgen del Refugio, y para ello ha creado una página web donde se explican los pormenores del proyecto y la ilusión que supone para ellos; http://pasionportucorona.com/.