jueves, 27 de octubre de 2011

PROYECTO DE PASO PROCESIONAL. HERMANDAD DE SANTA CRUZ. HUELVA.

 


La Hermandad de la Santa Cruz, de Huelva, contacta conmigo a primeros de Mayo del presente año para su proyecto definitivo de Paso procesional, pues el que poseían era provisional. La Hermandad de Santa Cruz o de la Santa Cruz de Huelva lleva en su único Paso una representación del momento en el que amortajan el Cuerpo de Cristo, al pie de la cruz, delante de la Virgen, componiendo la escena José de Arimatea, Nicodemo, las dos Marías y San Juan y la Magdalena además de sus dos Titulares. Esta Hermandad todavía no procesiona por el recorrido oficial de la Semana Santa de Huelva, teniendo previsto realizarlo en el próximo año 2012.

Es una Hermandad de corte serio, con música de Capilla, que va logrando una estética elegante y cuidada, acorde con su espíritu penitencial y el pasaje representado en su Paso de Misterio. La Hermandad me expone y transmite una idea ya bastante definida del proyecto, acorde con el deseo de sus hermanos y ya previamente consensuado; el principal punto de inspiración debía ser el antiguo púlpito de la Catedral onubense de la Merced, obra de estética tardomanierista o protobarroca, de finales del XVI o primer tercio del XVII.


Tendría que llevar ocho cartelas para tablas pictóricas representando diversas escenas de “la invención de la Santa Cruz”, según la leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine, y unas ménsulas para unas figuras corpóreas que representarían Virtudes y personajes alegóricos y simbólicos.

Los repiraderos habían de ser más bien cortos, y el conjunto estaría pensado para ir en maderas oscuras y bronce o dorados matizados y envejecidos.

Con estas premisas, y las medidas de la puerta de la Catedral de la Merced, templo del que realizan su salida, y las de la nueva parihuela a realizar según sus dimensiones máximas posibles, estudiadas al centímetro, he realizado un proyecto a escala de un Paso de estética manierista, sobrio y acorde con el estilo de la Hermandad, con un canasto que se desarrolla a partir de una “media panza” con costillas adosadas tomadas de piezas de orfebrería de la misma época del púlpito.  

 Atril de plata. Francisco de Alfaro, en torno a 1596.Catedral de Sevilla.

  Sobre ese cuerpo, el siguiente recoge hacia dentro, sin demasiada aparatosidad, con una decoración asimismo de costillas alternadas y una guirnalda de flores y frutos intercalada. Esta estructura de la canastilla queda interrumpida por las cartelas rectangulares que enmarcan las pinturas con las escenas de la leyenda de la invención de la Santa Cruz, que es donde más se recoge la influencia y la inspiración del púlpito mercedario. Sobre éstas cartelas, hay una segunda línea de cornisa que se curva en forma de “aletones”, sobre los que se asientan, recostadas, las figuras corpóreas indicadas por la Corporación, que en el frontal se ha dibujado como la Iglesia y la fe, ambas con sendas cartelas donde puede leerse “Per crucem - ad lucem”, lema de esta Hermandad.

Vista lateral del Paso

En la cartela central, surmontada por la corona imperial, muestra el escudo de los mínimos, orden que mantiene vinculación con la Hermandad. En los chaflanes de las esquinas, se diseñan cartelas donde se incluirían los escudos de las órdenes monásticas que tienen o han tenido Conventos en Huelva.

En los respiraderos, se diseñan espacios para inscripciones relativas al pasaje narrado en el Misterio y otros pequeños medallones para atributos de la Pasión, aunque todo esto queda supeditado a futuras concreciones y estudios de su iconografía. Para su diseño también se han tenido en cuenta adornos y dibujos de motivos manieristas derivados del grutesco y de las “ferroneries”, llevados a un término realizable y compacto que evite su deterioro en este tipo de enseres, como los plasmados en este dibujo italiano de la Biblioteca Nacional;


El principal problema planteado era el encajar el perfil de la canastilla planteado, el espacio que se necesitaba para abrir armoniosamente las imágenes que componen el Misterio lo máximo posible y la estrechez de la parihuela con respecto a su largo, lo que se ha resuelto falseando los elementos decorativos de los costeros para estirarlos un poco más y que guarden relación y armonía con los del frente, pues para la composición y diseño de la canastilla, es un Paso con una muy reducida anchura con respecto a su largo de costeros.



El proyecto se aprueba a finales de Septiembre del presente año 2011, llevándolo a cabo el tallista Francisco Verdugo, de Sevilla.