domingo, 1 de enero de 2017

PROYECTO DE RETABLO PARA NTRO. PADRE JESÚS DE LA MISERICORDIA. HERMANDAD DE LOS DOLORES, SANLÚCAR DE BARRAMEDA. CÁDIZ.



Con destino a la Hermandad conocida como "de los Dolores", de Sanlúcar de Barrameda, para la que ya he realizado algunos diseños de enseres, visibles en la entrada correspondiente, realicé el pasado año 2013 este proyecto de retablo lateral para su Iglesia, para albergar la imagen de su Titular, el Stmo. Cristo de la Misericordia, que fue aprobado en Enero del año pasado 2016.


Este Hermandad reside en la Iglesia de la Santísima Trinidad, desaparecido ya el convento. Es una iglesia pequeña, de una sola nave, cubierta por un magnífico artesonado y con un buen retablo mayor, obra de Juan González de Herrera, ensamblador que ejerció su aprendizaje junto a Bernardo Simón de Pineda, realizado en 1649;


En este retablo se ubica actualmente la Dolorosa Titular, Ntra. Sra. de los Dolores. En el lateral de la Epístola, en un retablo rehundido en la pared o de arcosolio neoclásico no ideado ni pensado para la imagen del Stmo. Cristo, se ubica al Titular cristífero;


 La principal problemática que ofrecía este retablo es, aparte de no estar pensado para la imagen, es que no ofrecía la posibilidad de ubicar el Sagrario en él, puesto que la Hermandad deseaba tener el Sagrario aparte y en el altar donde se ubica el Stmo. Cristo, y que no dejaba ver al Titular desde un punto de vista lateral, pues al ser la Capilla de una sola nave, la mayor parte de los fieles y hermanos tienen este punto de vista de la imagen;

 Por ello, la Hermandad decide encargar un nuevo retablo para el Titular que no tenga columnas ni pilastras, ni elemento alguno que estorbe su visión, mostrándo la imagen lo más exenta posible, adelantando el banco de altar para "sacar" su perspectiva un poco del interior del arcosolio donde está ubicado el retablo.

Para ello decido inspirarme en el mencionado retablo mayor de la Iglesia, utilizando su mismo lenguaje ornamental y estructura, adaptándola al hueco y circunstancias que se requerían, sobre todo el los remates, frontones complejos, que componen las calles laterales;


Y es que, al adelantar el banco de altar, y para que la imagen del Cristo quede acogida por el retablo, pues aunque tiene que quedar exenta desde el lateral, se pretende que quede "albergada" en lo posible, en su correspondiente hornacina, hay que trazar un retablo a modo de remate o "castillete" que rompe el trazado del arco, y que está inspirado directamente en el de las calles laterales del retablo;

Ese castillete apoya en dos ménsulas que adelantan el vuelo hacia delante, surgiendo del fondo del retablo, y recibiendo la cornisa sobre la que asienta dicho castillete. Para rematarlo por debajo, decido incluir una especie de "gotera" de la misma madera tallada y dorada, con inscripción calada, inspirado en retablos del mismo S. XVII, como este retablo de Jesús Nazareno de Arcos de la Frontera;



Para dejar lo más exento la imagen como hemos anotado, los ángeles pasionistas que lo flanquean serían realizados en pintura, sobre lienzo, no de bulto redondo. El tablero del fondo de la hornacina son dos puertas con medallones con atributos de la Pasión, pues está pensado abrir un ante-camarín en el muro para poder extraer y manipular la imagen desde él.


Justo debajo de la imagen se ubicará el Sagrario, con una puerte pensada en plata en su color. La obra será realizada por el tallista Francisco Verdugo, correspondiendo la carpintería a Enrique Gonzálvez, comenzando en breve por la primera fase de carpintería.