viernes, 8 de abril de 2011

PROYECTO DE SAYA PARA NTRA. SRA. DE LA ESPERANZA DE TRIANA.

En los primeros meses de 2008, y ante la celebración al año siguiente del 25 aniversario de la Coronación Canónica de la Esperanza de Triana, su Hermandad decide ofrendar a la imagen una saya para estrenarla en esas celebraciones. En marzo de 2008 se me encarga en firme el proyecto de una saya, con los condicionantes de que fuera sobre tisú de plata y que fuera distinta por completo a las demás sayas de salida que posee la Dolorosa trianera.

El primer condicionante del diseño es, pues, la idea de hacer algo distinto a lo que ya tenía la imagen. Estudiadas y analizadas las demás prendas, dirijo la mirada hacia la cerámica tradicional trianera, fuente inagotable de buenos dibujos y composiciones ornamentales. En concreto, un zócalo de una casa en la calle Teodosio y un balcón en la esquina de la calle Amargura inspiraron una primera idea;

 Una serie de molduras o "piñones" mixtilineos (en la foto de color amarillo) sirven de apoyo a la ornamentación, articulándola y dándole cierto aire arquitectónico.

En el zócalo de la Calle Teodosio, estas molduras tienen pequeñas aberturas o ventanas por las que entran y salen los tallos del resto de ornamentación. Esta fue la primera idea, y con esas premisas comienzo a trazar el movimiento de dichas molduras o piñones;

En cuanto a su estructura, decido marcar con tres ejes los pliegues que antiguamente le marcaba su vestidor, Fernando Morillo Lasso, tal y como se aprecia en la fotografía de abajo. El dibujo no podía ser simétrico simple, sino simétrico y bilateral, es decir, con ejes que son simétricos entre ellos y, a la vez, en conjunto. Algo dificultoso, pues hay que cuidar que el dibujo tenga una armonía y una composición, un "discurso" en ambos sentidos y por ambos lados.


Una vez obtenido el movimiento de las molduras le aplico la ornamentación, cuidando que sea muy fina y transparente a la vez que profusa, buscando el efecto, una vez colocada la prenda, de que su dibujo se perdiera en aras de la sensación de riqueza y cobertura ornamental de la superficie.

 Quedaban por definir las mangas y el cíngulo, que fue el más estudiado, pues desde el principio quise incluir en él la simbología del ancla, de color verde. Los primeros bocetos estudian precisamente el tema del ancla con diversas variantes; cruzadas, con resplandor, sin él, hasta que más o menos se define la idea de sobreponerla a la "M" de Maria coronada.

Posteriormente, sigo avanzando y concretando la cartela y el movimiento del mismo, hasta quedar definido.





Se termina de configurar la cinturilla o cíngulo con una cinta o lazada, de color morado-malva, que va prendida por los propios motivos ornamentales en su zona central y se recogen en los extremos, ya en las caderas de la Virgen, en una lazada, como prendiéndose a su cintura. Esa lazada o cinta morada-malva sirve de hilo conductor para unificar las tres piezas, estando presente por lo tanto también en las mangas y en el delantal, en su parte inferior.


En el centro del delantal, decido prescindir de la clásica jarra o macetilla con flores, elemento ornamental recurrente en este tipo de prendas y ya presente en las otras sayas de la imagen, con lo que incluyo una cartela con una invocación o letanía constante; "VITA, DULCEDO ET SPES NOSTRA" -"anno domini MMIX", tomado de la Salve Regina, "Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra. Año del señor 2009", significando así el motivo y el año del aniversario por el cual se ejecuta la prenda.


El tamaño de la cartela es estudiado con sumo cuidado, y su dibujo recoje, muy simplificado, el diseño de las cartelas que se observan en las pinturas al fresco de las estancias vaticanas.



A mediados del 2008 comienza a realizarse en el taller de bordado "Santa Barbara", que la termina en la Semana Santa de 2009, ejecutando un magnífico trabajo.



La saya se estrenó el 31 de Mayo de 2009, cuando la Esperanza de Triana fue trasladada en su Paso de Palio a la Catedral para la celebración de un triduo extraordinario en la Catedral, regresando el 6 de Junio a la Capilla de los Marineros.

(foto Roberto Villarrica)